miércoles, 7 de enero de 2015

UCV Y MICHIGAN STATE UNIVERSITY GANAN CONCURSO EN EE.UU. CON PROYECTO AMBIENTAL EN FAVOR DE LA COMUNIDAD AYMARA

La Universidad Cesar Vallejo (UCV), en alianza estratégica con la Michigan State University (MSU), ganaron el premio a la mejor investigación durante el marco de la Osteopathic Medical Conference and Exposition (OMED) realizado en Seattle, Washington.

Este año la UCV-MSU presentó la investigación: “Riesgo de cáncer por ingesta de agua con arsénico en niños aymaras de la localidad de Carancas” (Puno) la cual muestra la presencia de niveles de arsénico por encima de los parámetros normales, según la Organización Mundial de la Salud y la Agencia ambiental de los Estados Unidos.

El Director de Investigación de la UCV, Dr. Santiago Benites Castillo señala que la iniciativa se genera por la responsabilidad social que tiene la universidad; y para dar solución a un problema medioambiental de este pueblo precolombino. “Dicen que hay contaminación pero nadie se preocupa por realizar el estudio de esta problemática. Lo que buscamos es mejorar la calidad de vida de toda la población, a través de un desarrollo sostenible, equitativo y con la participación de toda la ciudadanía. Hicimos este muestreo con la finalidad de aplicar una solución a este problema de la contaminación del agua en Carancas-Puno . Luego de este estudio se creó un sistema de purificación de agua basado en la instalación de filtros, permitiendo que la población pueda consumir el agua libre de este metal pesado.” Explicó además, que el sistema de filtro está perfeccionándose de tal manera que éste una vez terminado debe de remover todo el arsénico en el agua de la comunidad.

Este proyecto de investigación entre la UCV y la Michigan State University, contempla también el estudio de patologías entéricas asociadas a la mala calidad del agua, las mismas que generan enfermedades como el cólera, la fiebre tifoidea y paratifoideas, la salmonelosis, la hepatitis A, las diarreas virales entre otras.

Para esta labor científica se compartió tareas con especialistas de la Universidad de Michigan quienes brindaron especialistas y sus laboratorios para examinar las muestras a niños para hacer el respectivo estudio epidemiológico de las aguas contaminadas.